Crítica

¡Basta de Verborrea e Hipocresía…!

En un mundo donde… abundan los discursos grandilocuentes.

En un mundo donde… los panegíricos consisten en que el hablante se alabe a sí mismo.

En un mundo donde… ciertos personajes públicos “piden perdón” para demostrar una altura moral que en verdad no poseen.

En un mundo donde… permanentemente se exalta con creces la apariencia y jamás la esencia.

En un mundo donde… todo lo que se hace dista sobremanera de lo que se dice.

En un mundo donde… los que critican la codicia y el lucro, son precisamente los primeros en demostrar una voraz predilección por el saqueo al Estado, como una forma de enriquecerse a costa del ciudadano honesto.

En un mundo donde… la avidez por el poder total se ha convertido en una genuina enfermedad.

En un mundo donde… se descalifica a diestra y siniestra la persona humana; y lo que resulta aún peor, es que quienes habitualmente lo hacen, se presentan como si fueran auténticos emblemas de virtud.

A ese mundo que vivimos, que muchas veces apenas soportamos, yo modestamente le insto a recordar las sabias palabras de Jean Paul Sartre, cuando escribe:

“PARA EL EXISTENCIALISMO , NO HAY OTRO AMOR QUE EL QUE SE CONSTITUYE, NO HAY OTRA POSIBILIDAD DE AMOR QUE LA QUE SE MANIFIESTA EN EL AMOR (…): “TÚ NO ERES OTRA COSA QUE TU VIDA”; (…) EL HOMBRE NO ES MÁS QUE UNA SERIE DE EMPRESAS; (…) EL COBARDE ESTÁ DEFINIDO A PARTIR DEL ACTO QUE REALIZA. (…) PARA EL COBARDE HAY SIEMPRE UNA POSIBILIDAD DE NO SER MÁS COBARDE Y PARA EL HÉROE LA DE DEJAR DE SER HÉROE. (…), PUESTO QUE EL DESTINO DEL HOMBRE ESTÁ EN ÉL MISMO.”

Amigas y amigos:
¡Dejémosnos de descalificar al semejante…! Veamos sólo sus actos… Pues únicamente aquellos dan cuenta de la estatura moral de una persona… Y, en consecuencia, ponen de manifiesto el valor concreto de lo que esta expresa…

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *